Ermita de Santa Eulalia

Se sitúa en los llamados “Prados de Santa Eulalia”, hasta la construcción de la Colonia Agrícola en que toma el nombre de Colonia de Santa Eulalia que pertenece por mitad a Sax y Villena. Corresponde a la Parroquia de la Asunción de Sax, que siempre la ha atendido.

Antigua foto de la ermita

La primitiva ermita se construyó como consecuencia de una batalla que tuvo lugar en dichos parajes en 1240 y los hechos, supuestamente milagrosos, con intervención de Santa Eulalia, que tuvieron lugar durante ella.

Para conmemorar estos hechos y milagro la villa de Sax nombró por patrona a Santa Eulalia, y se hicieron votos de celebrar una romería todos los años para su veneración.

El primer dato escrito que habla de la romería a la ermita de Santa Eulalia, figura en un libro que se conserva en el Archivo Municipal, Las Cuentas de Propios del Concejo de 1543, que abarca los años 1543 a 1582.

La ermita primitiva era, al parecer, de las llamadas “ermitas de reconquista”, del gótico catalán, según se deduce de la somera descripción que hizo Bernardo Herrero a finales del siglo XIX: Ni que decir tiene que el edificio actual no es la misma fábrica que construyó el Conde. Se tiene noticia de varias reconstrucciones. Así, en el año 1609, en 1623 (en esta parece que se sustituyó el retablo que representaba la escena del milagro) y en 1782.

Una última reconstrucción parece ser que tuvo lugar al construirse la Colonia. Así lo data una lápida que figura en la sacristía de la ermita, que dice así: “Esta Capilla la fundó D. ANTONIO DE PADUA SAAVEDRA Y RODRIGUEZ DE LA GUERRA, Conde de la Alcudia y de Gestalgar. El 24 de Febrero de 1891. Y la construyó el maestro de obras de Villena FRANCISCO GRAN”.

La ermita actual fue pues edificada a principios del siglo XX. Es un edificio exento, realizado con mampostería en muros y contrafuertes, y cubierta a dos agua de teja plana. La fachada encalada en blanco con esquinas y quicio de la puerta de ladrillo resaltado en ocre, tiene un alero de zinc sostenido por graciosa curvas de hierro que cubre la puerta de las inclemencias del tiempo; sobre ellos, un óculo y más arriba un reloj de saetas inmóviles que dejó paralizado el paso del tiempo.

Corona la fachada una espadaña de dos pisos, de los que sólo el inferior tiene campana. La planta tiene una sola nave que mide 11,30 m. por 5 m., tres pares de pilastras con capiteles modernistas y arcos fajones que sostienen la bóveda de cañón. A los pies, el primer tramo está cubierto por el coro al que se accede por una escalera de caracol de madera; en la cabecera, el presbiterio se demarca por una balaustrada de hierro abierta en el centro, y en el testero un retablo clásico enmarca una hornacina, en la que se aloja la Virgen Dolorosa; en sendas y pequeñas hornacinas laterales: Santa Eulalia y San Blas.

En su decoración con resabios modernistas, llama la atención la serie de pinturas murales que cubren el espacio frontal y los laterales, sobre el retablo: “Jesús y los Niños”, firmadas por Puchades, pintor, que decoró también el teatro de la colonia. (*)

(*) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante.

Fotos: Ayuntamiento Sax

Fuente de datos:
http://www.manuserran.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1107:ermita-de-santa-eulalia&catid=349:sax&Itemid=29

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *